Saltar al contenido

JIME PORCELLI. LA MAGA DE LOS SFX

Una esquina de Villa del Parque. Un “bar”. Espero a Jimena para charlar. 

Viene la camarera y me dice: 

Si, ¿ya sabés que pedir?

-Yo: ¿Me traés una birra de litro?

-Camarera: Esto es una panadería. 

La moza se va y vuelve con dos porrones.

Pienso, si yo le pido esto a Jimena, es obvio que me trae un barril gigante de birra que camina con luces led.

Jime, es una piba de 30 años, que cuando egresó del Fader (colegio artístico del barrio de Flores) decidió anotarse en la carrera de Diseño Gráfico y al poco tiempo se dió cuenta que la computadora no era para ella. Jimena es LA maga de los materiales. Empezó trabajando en SODA PASTA, productora de efectos especiales. Actualmente trabaja de manera independiente y lleva adelante nuevos proyectos junto a Clara Carranza en su hermoso taller Freiré ubicado en el barrio de Coghlan.

Jime hace realidad lo que no existe, le da volumen, lo recrea, re-interpreta objetos y escenarios. ¿qué necesitas?, ¿un oso?, ¿un chocolate escala edificio?, ¿un pomelo de 1 cm?, ¿2800 hojas en cartulina?, ¿un árbol de 4 metros en forma de botella?. Sí, necesitás un árbol así, pero lo suficientemente fuerte para que se banque un viaje a Montevideo y de ahí a Noruega sin escalas. Hablalo con Jime.

“Detrás de esa publicidad estoy yo moviendo la boca del búho”

le dice Jimena a su tío en un almuerzo familiar. Porque claro, no sólo realiza los objetos sino que se las ingenia para darles vida, gestos, movimiento, empaparlos de realidad o volverlos completamente surrealistas.

En el mundo de las realizaciones se juega mucho con la escala, es un constante poner el cuerpo y la cabeza, y cuando decimos cuerpo me refiero a pasar de una pieza del tamaño de una moneda de 10 centavos a tener que soldar una estructura de hierro de 5 metros. ¡Cara de papa! el famoso muñeco de un metro, por ejemplo, le dejó una contractura de dos semanas. Primero piensa en la forma original… un cilindro, una estructura, una red, una esfera, una gran caja y después la viste de colores, texturas, le da carácter, figuración.

Cada uno de los pedidos es un nuevo desafío al cual Jime, resuelve con creatividad pero también método, por que ambos, en el mundo de lo proyectual van de la mano. Su último proyecto a cargo fué un escenario natural con cascadas y arroyos para una marca conocida en Chile, cada proyecto tiene su resolución en materiales, en este caso puntual había que pensar que todo lo que se use o su gran mayoría sea resistente al agua, cada desafío implica ser ágil (los tiempos no existen), resolutivo, proponer desde la práctica y experiencia, pero dotándolo de personalidad para que cada realización sea mágica e irrepetible.